skip to Main Content

4 TIPS PARA ILUMINAR TU ESPACIO DE TRABAJO, SALA DE ESTUDIO U OFICINA

4 TIPS PARA ILUMINAR TU ESPACIO DE TRABAJO, SALA DE ESTUDIO U OFICINA

¿Qué mejor momento para ocuparnos de la iluminación de nuestro espacio de trabajo que ahora?

Siempre es bueno prestar atención en qué lugares pasamos mayor parte de nuestro tiempo. Estos son los espacio que mejor iluminados tenemos que tener. En el caso de los espacios de trabajo una buena iluminación favorece un trabajo más cómodo y óptimo, y nos ayudará a estar más concentrados y motivados (les sorprendería saber la relación directa entre la iluminación y problemas como irritación en los ojos, cansancio y dolores de cabeza prolongados). En estos post hablamos de otros ambientes por si les interesa (¡por supuesto después de leer este!):

Antes de contarles los tips, quiero hacer un punto aparte en que no todas las oficinas y espacios tienen las mismas necesidades de iluminación. Un aspecto importante a tener en cuenta es si existe o no iluminación exterior a través de ventanas, luz natural y/o artificial. Y por supuesto debemos determinar con precisión qué actividad o actividades se realizarán en cada espacio (siempre pensando en la variable de tiempo que pasaremos ahí).

A continuación les comparto 4 tips para iluminar sus espacios de trabajo, salas de estudio u oficinas.

1. Evita luz solar directa en el puesto de trabajo.

No es recomendable que la luz solar llegue directamente a los puestos de trabajo, ya que provoca reflejos y deslumbramientos, todo dando como resultado una menor calidad de iluminación y por lo tanto menor confort para alcanzar un mejor desempeño.

Mi recomendación es prestar atención a la ubicación de ventanas por donde entra la luz natural primero, y luego decidir la ubicación del escritorio.

2. Siempre elegí un artefacto para la iluminación general

Siempre recomiendo que el espacio esté completamente iluminado por una lámpara en el techo (no muy brillante en lo posible). Las luminarias deben ser en una temperatura de color neutra, esto es una gran ayuda para que nuestra vista no se canse tan rápidamente.

Incluso complementar la luz general con luces localizadas, nos permitirá una transición más suave y gradual entre la luz y la sombra.

Por último, la luz general no necesariamente debe provenir del punto central de la habitación. Podés conseguirla también a través de una iluminación discreta con focos de luz ambiental situados en las paredes o laterales, dirigidos desde el techo hacia lugares a resaltar. Esto lo podemos lograr a través de tiras de led en gargantas, luces bajo muebles, dicroicas para muebles de apoyo o destacar espacios.

3. Aprovecha la luz natural

Es importante aprovechar la luz natural en tu espacio de trabajo y ubicar tu escritorio cerca de una ventana, para que la luz del sol entre por un costado y así evitemos sombras en el teclado o sobre tus libros o cuadernos. Te sugiero colocar el monitor de una forma que no reciba la luz solar de frente para que la pantalla no nos muestre reflejos y nos impida la visión hacia la misma.

4. Usa lámparas direccionales

Si acostumbras trabajar de noche es indispensable que cuentes con una lámpara de escritorio que puedas dirigir a la zona de trabajo.

Esta lámpara te servirá para iluminar el teclado durante la noche y de esta forma evitaremos la fatiga ocular al forzar los ojos para mirar el teclado.

Si vas a trabajar muy cerca a la lámpara, recomendamos instalar iluminación LED, que no solo es una ventaja a la hora de ahorrar en consumo, si no también generara menos calor que una bombilla incandescente.

También una excelente técnica de ornamentación y una acción super práctica es situar una lámpara de pie (con pantalla) a unos metros por detrás del monitor.

Back To Top
0

Tu carrito